ducha después del partoTras el parto la mujer siente frecuentemente la necesidad de una buena ducha o baño para sentirse limpia y renovada, tras el gran esfuerzo que ha realizado. Aún asi, deberá tener en cuenta ciertos aspectos.

De este modo, justo después del parto, durante los primeros dias esta contraindicado el baño de inmersion o de piscina, ya que podría facilitar que la mujer contrajese alguna infección.

Asi, deberá atender a las indicaciones de los médicos que le indicarán cual es el momento idoneo para darse su primera ducha. Y es que, en el caso de que le aplicaran la anestesia epidural, la mujer deberá esperar a que desaparezca el efecto.

El baño de inmersion no es recomendable, ni en la bañera ni en un jacuzzi hasta que el médico lo indique, pues podría provocar una infección, por lo que lo mas recomendable es darse una ducha corta.

¿Cuándo puede ducharse una mamá que acaba de dar a luz?

La madre puede ducharse a las pocas horas después de dar a luz, una vez que haya pasado el efecto de la anestesia epidural si se la han administrado, y siempre que se encuentre con fuerzas.

La temperatura del agua no deberá estar demasiado caliente puesto que si tienes la tensión baja corres el riesgo de desvanecimiento. Lo mejor es una ducha relajante con agua templada.

Es importante es que al ducharse por primera vez la mujer se encuentre acompañada en todo momento por alguien que la vigile por si acaso pudiera necesitar alguna cosa, se cansara, se mareara o no se encontrara del todo bien.

El ginecólogo sera quien indique cuando se puede dar una ducha o baño

¿Como ducharse después del parto?

Asi, cuando ya se lo indiquen los medicos o enfermeras en el hospital, podrá darse una ducha a una temperatura no muy caliente, ya que si la mujer tiene la tension un poco baja, podria desvanecerse. Por ello, es mejor que el agua este templada. Además, en esta primera ducha se recomienda que alguien acompañe a la mujer por si necesitara ayuda o por si se pudiera llegar a sentir mareada, cansada o, en definitiva, si no se encuentra bien. Ademas la mujer debe saber que al ponerse de pie para ducharse, notara que pierde sangre que viene del útero, despues del parto y que es totalmente normal, por lo que no deberá alarmarse.

Por otro lado, el pelo podrá lavarselo con su champú habitual, mientras que para el cuerpo será recomendado usar gel, aunque sin utilizar esponjas, sino que con su propia mano se irá aseando. No será conveniente que este gel roce la zona genital, en esta zona sera mas adecuado el jabón de glicerina, aunque, aun asi, lo mejor será dejar correr el agua por dicha zona sin más y sin que sienta el chorro del agua directo tampoco, ya que puede incomodarle. Y es que hay que ser conscientes de que la zona vaginal y el cuello del útero aún se encuentran con mayor apertura de lo habitual y, por consiguiente, tiene mayor riesgo de contraer alguna infección, de que los germenes entren en su cuerpo a traves de esta zona.

Una vez que hayas terminado es muy importante secarse bien la zona genital con una toalla suave sin frotar en dirección de la vagina hacia el ano, nunca al reves. Aunque no es necesario, puedes quitar el resto de humedad de la zona con el aire frio de un secador de pelo.

En el caso de haber tenido una cesárea, en ningún caso hay que frotar la zona ni como dijimos antes, usar esponjas que puedan engancharse en las grapas o puntos. Al finalizar, hay que secar muy bien dando ligeros toquecitos con una gasa esteril.

Tu primera ducha tras el parto sera muy reconfortante. Además de por higiene, te ayudará a relajarte y a la vez te cargará de energia para comenzar con los cuidados de ese pequeño ser que acaba de llegar al mundo.