hepatitis c en el embarazoLa hepatitis C en el embarazo es un problema de salud pública, a pesar de que las complicaciones se presentan en una escasa proporcion de pacientes. Se trata de una infeccion viral con amplia distribucion a nivel mundial y su transmision es por via sanguinea, en especial con la inyeccion de drogas ilicitas.

Si bien durante el embarazo no existe un mayor riesgo de desarrollar complicaciones, algunas embarazadas y bebes pueden experimentar dificultades adicionales como consecuencia de la infeccion cronica. Si te interesa saber un poco mas sobre el tema, te invitamos a seguir leyendo.

¿Que es la hepatitis C?

Como su nombre indica, la hepatitis C es una condicion caracterizada por la inflamacion del tejido hepatico que, a la vez, es causada por el virus de la hepatitis C. Según una publicacion de la Organizacion Mundial de la Salud (OMS), el virus puede causar una infeccion aguda o cronica, a pesar de que en la mayoria de los casos las personas afectadas son asintomaticas.

Esto último no implica que la enfermedad sea leve en todos los casos. De hecho, es una importante causa de cancer hepatico en aquellos que viven con una infeccion cronica, una poblacion estimada en 71 millones de personas, según la OMS.

A pesar de que la distribucion del virus y la enfermedad es mundial, es mas frecuente en algunas regiones de Europa y el Mediterraneo Oriental, en especial en los grupos de riesgo que tienden a usar drogas ilicitas inyectables.

Como se transmite

La sangre es el fluido a traves del cual se transmite la enfermedad. Las vias mas frecuentes son las siguientes:

  • Transfusiones.
  • Hemodialisis.
  • Adiccion a drogas parenterales.
  • Trasplante de organos.
  • Accidentes laborales en personal de salud.
  • Tatuajes, acupuntura y colocacion de piercings.

Otra importante via de transmision es la vertical, es decir, aquella que se produce de madre a hijo durante el embarazo.

¿Como saber si tengo hepatitis C?

Desde un punto de vista clinico, la mayor parte de las pacientes son asintomaticas, en especial en infecciones agudas. Cuando se presentan sintomas, siempre es despues del periodo de incubacion del virus, que puede oscilar entre 2 semanas y 6 meses. Los mas frecuentes son los siguientes:

  • Coloracion amarillenta de la piel (ictericia).
  • Perdida del apetito.
  • Nauseas y vomitos.
  • Dolor abdominal, en especial en la parte superior y derecha (hipocondrio derecho).
  • Fiebre.
  • Orinas oscuras.
  • Heces palidas o claras.

En caso de presentar cualquiera de estos sintomas, es importante acudir al medico lo antes posible para que se realice el diagnostico de hepatitis C. De todas maneras, en algunos paises es recomendable la realizacion de pruebas periodicas, en especial durante los controles prenatales.

Estos estudios diagnosticos incluyen analisis de sangre, que consisten en pruebas serologicas que determinan la cantidad de anticuerpos contra el virus en la sangre. En caso de que estos se encuentren elevados, existe una prueba confirmatoria que determina la presencia del material genetico del virus en la sangre.

Si este último estudio es positivo y los medicos requieren evaluar la gravedad del dano hepatico, pueden solicitar una elastografia por resonancia magnetica, una elastografia transitoria o una biopsia hepatica.

Tratamiento de la hepatitis C y embarazo

El tratamiento durante el embarazo varia en funcion de los sintomas y el grado de deterioro hepatico. La terapia en estos casos tiene varios objetivos:

Por tal motivo, el simple hecho de evitar cualquier medicamento hepatotoxico puede servir para prevenir complicaciones de la infeccion. Aquellas mujeres con cirrosis hepatica (una de las consecuencias de la hepatitis cronica) pueden experimentar bastantes dificultades que requieran tratamientos de emergencia.

Estos últimos incluyen farmacos para evitar la coagulacion e incluso intervenciones endoscopicas o quirúrgicas para tratar las varices susceptibles de provocar hemorragias internas.

Hepatitis C y embarazo: como te afecta a ti y al bebe

Muchas mujeres pueden pasar por el embarazo sin saber que padecen hepatitis C. El riesgo de desarrollar complicaciones es escaso, pero en ciertas personas predisponentes la infeccion cronica puede evolucionar a cirrosis hepatica y cancer, según las publicaciones antes citadas.

Si bien la transmision vertical del virus es una posibilidad, hasta el momento no hay evidencia que sugiera que las cesareas electivas o la interrupcion de la lactancia disminuyan la posibilidad de infeccion del bebe.

La infeccion cronica por el virus de la hepatitis C no provoca riesgos adicionales durante el embarazo. Si la madre esta en condiciones clinicas estables, el mayor problema que puede suceder es la infeccion del bebe por las vias ya mencionadas.

En dicho caso, si bien la infeccion aguda puede generar sintomas de alarma, es la escasa posibilidad de una infeccion cronica lo que mas repercusion puede tener sobre la salud de los ninos. Para ello, las evaluaciones medicas periodicas son fundamentales.

El control medico es fundamental

A pesar de que en la gran mayoria de los casos la hepatitis C no ocasiona problemas de salud considerables, debe tenerse en cuenta que es una enfermedad con potencial de desarrollar complicaciones.

Por tal motivo, acceder a las pruebas de tamizaje locales o acudir al medico en caso de presentar cualquiera de los sintomas es importante para obtener un diagnostico precoz y un tratamiento oportuno.