semillas en la lactanciaTodas las restricciones en la dieta de la madre son causadas por la necesidad de reducir los riesgos que pueden causar daño a la salud del bebé.En cuanto a las semillas, pertenecen al grupo de productos que no representan un peligro claro para el bebé. Aunque algunos puntos controvertidos en esta materia están disponibles. Pero primero, intentaremos resaltar las virtudes de las semillas de girasol, la calabaza y otros cultivos que se pueden comer.

La principal ventaja de las semillas es su composición única, que puede satisfacer rápidamente incluso un hambre fuerte. Una madre que amamanta generalmente no tiene tiempo para comer como solía hacerlo antes de tener a su bebé. Por lo tanto, las semillas pueden llenar el vacío en nutrición, por ejemplo, durante una caminata con el bebé en la calle. La segunda cualidad positiva del producto es que con él puede pasar el tiempo de caminar. A estas dos ventajas, es necesario agregar una más: el clic de las semillas tiene un efecto calmante en el sistema nervioso. Una madre lactante está cargada de tareas diarias desde la mañana hasta tarde en la noche. Por lo tanto, solo necesita esas pausas, cuando al menos puede relajarse un poco. No está permitido tomar medicamentos para este propósito, y las semillas de girasol pueden reemplazar temporalmente los sedantes.

La elección de las semillas

Debido al hecho de que los granos de semilla vienen en varias variedades, una madre que amamanta necesita conocer las características de cada variedad. Incluso las semillas de girasol se encuentran en venta diferentes: blanco y negro, grande y pequeño. Y luego están las semillas de calabaza, que son famosas por sus cualidades beneficiosas y su alto valor nutricional. No menos rica composición de semillas de sésamo. En una palabra, cada mujer puede elegir un manjar para degustar. Es cierto que debe tenerse en cuenta que cada tipo de producto difiere en composición y valor nutricional.

Semillas de girasol

Quizás este sea el tipo más popular de este producto. Las semillas de girasol tienen un alto contenido calórico: 100 g – 600 kcal. En su composición se encuentran:

  • complejo vitamínico completo;
  • fibra
  • sales minerales
  • ácido fólico
  • ardillas
  • grasas en grandes cantidades
  • ceniza
  • hidratos de carbono.

Propiedades utiles
Debido a la rica composición de las semillas de girasol son capaces de tener un cierto impacto en el trabajo de los órganos y sistemas.Incluso en pequeñas cantidades, este producto puede:

  • normalizar la función intestinal
  • eliminar la acidez estomacal
  • estimular la actividad del corazón
  • reducir la concentración de colesterol
  • estimular la lactancia
  • limpiar el cuerpo de toxinas
  • activar la función renal
  • aliviar las náuseas.

Además de estas características, las semillas de girasol son capaces de mantener un fondo emocional positivo debido al hecho de que afectan la producción de serotonina, que comúnmente se denomina hormona “felicidad”. Y dado que las semillas de esta especie contienen vitamina D, ésta, junto con la leche materna, ingresa al cuerpo del bebé y tiene un efecto positivo en su desarrollo mental y físico.

Puntos desfavorables de semillas de girasol

Si utiliza semillas con moderación, los riesgos de enfrentar manifestaciones desagradables son mínimos. Pero desafortunadamente, algunas mujeres están tan apegadas a su producto favorito,Que a veces este apego adquiere rasgos similares. Con excesiva pasión por las semillas se puede obtener como resultado de:

  1. Reacción alérgica.
  2. Aumento de la lactancia, cuando la afluencia de leche materna aumenta varias veces y este proceso no se puede controlar.
  3. En un niño, los excesos de la madre pueden causar hinchazón y calambres intestinales.
  4. Las semillas en grandes cantidades pueden causar estreñimiento en la madre y el niño.
  5. No debemos olvidar que el clic constante de las semillas tiene un efecto perjudicial sobre el esmalte dental.

Y un recordatorio más para las madres lactantes: si quiere comer semillas, debe asegurarse de que el producto esté limpio. Las semillas mal tratadas son un medio excelente para el crecimiento de microorganismos patógenos. Por lo tanto, antes de usarlo por si acaso es mejor freírlos un poco de nuevo.

semillas de calabaza

Las semillas de calabaza en popularidad no son inferiores al producto obtenido del girasol, e incluso lo superan en algunos indicadores. Por ejemplo, la proteína en las semillas de calabaza es un 14% más, y los carbohidratos, la fibra y los aceites son casi los mismos.Aunque el contenido calórico de 100 g es de 500 kcal, que es de 100 kcal por debajo de los granos de girasol. Hay diferencias en la composición. En las semillas de calabaza hay tales elementos:

  • glucósidos;
  • alcaloides;
  • resinas
  • aminoácidos;
  • muchas vitaminas;
  • Un grupo completo de microelementos beneficiosos, que incluyen manganeso, fósforo, selenio y otros.

Este conjunto de componentes útiles ayuda a eliminar tales problemas del cuerpo:

  • combatir eficazmente las infecciones por helmintos;
  • normalizar el peso corporal;
  • eliminar los trastornos digestivos;
  • mejorar la memoria mediante la mejora de la actividad cerebral;
  • Restaura la estructura del buey y las uñas, y también mejora el estado de la piel de la cara.

Es útil usar semillas de calabaza con fines preventivos: la presencia de zinc en su composición ayuda a mantener una buena visión. Este elemento tiene un efecto positivo en la inmunidad y la salud del sistema reproductivo. Y como las semillas de calabaza casi nunca causan alergias, su uso beneficiará enormemente al cuerpo en crecimiento del bebé.

Semillas de sésamo

Este producto no ha recibido una distribución tan amplia como sus competidores.La razón de esto es comprensible: las semillas de sésamo no suelen aparecer en los estantes de las tiendas, y su valor no puede considerarse leal. Tal vez esto es todos los contras del producto. De lo contrario, este tipo de semilla solo sorprende con una masa de cualidades útiles, por lo que se considera un producto dietético.

De hecho, el sésamo es un inmunomodulador natural con un efecto potente. El gran contenido de sales de calcio en el producto asegura el crecimiento del tejido óseo, las uñas y los dientes. Y el cuerpo del bebé realmente necesita tal apoyo. También es útil para las mujeres que amamantan usar este valioso producto, ya que fortalece las paredes de los vasos sanguíneos, no permite la acumulación de depósitos de grasa, reduce el colesterol. Es suficiente comer regularmente solo una cucharadita de semillas de sésamo para fortalecer el cuerpo.

Cantidad adecuada recomendada para el consumo de semillas en la lactancia

Si se eliminan las preguntas sobre la calidad de muchas madres que amamantan, se mantiene un problema igualmente importante: la cantidad de producto que es seguro para la madre y el bebé. Hay algunas reglas que definitivamente debes seguir:

  1. No se recomienda que las semillas se combinen con otros tipos de alimentos.
  2. Es mejor comerlos entre las comidas.
  3. Es necesario freír las semillas usted mismo, agregando una pequeña cantidad de aceite.
  4. No puede comenzar a introducir este ingrediente de la comida inmediatamente en grandes cantidades, es recomendable comenzar con porciones pequeñas – 20 g.
  5. La dosis consumida por día no debe exceder los 100 gramos.